Psicología y tecnología, un binomio para empoderarnos como pacientes

Existen multitud de aplicaciones tecnológicas de salud al alcance de la mano. Pueden medirlo casi todo, pero ¿tienen en cuenta el conocimiento de la psicología? ¿Las utiliza el sector de la psicología? 

“El papel de la psicología en la tecnología” ha sido el tema fundamental del último Cluster for Patient Empowerment, la iniciativa multi-actor enfocada en acelerar el empoderamiento del paciente, que cuenta con el apoyo de Philips, Takeda y Elsevier. Una jornada en la que se hizo hincapié en que, según se use la tecnología, se pueden modificar hábitos y comportamientos hacia la salud y la prevención.

Nuestro estilo de vida depende de elementos como el entorno social, el económico o la actividad física. Para Manuel Armayones, Director de Desarrollo del eHealth Center de la UOC, los tres pilares para promover la salud en la población, que quedaron patentes en la última cumbre en Shanghái, son estos: la buena gobernanza, ciudades saludables y conocimientos sobre salud. En este aspecto entran en juego los hábitos que tenemos adquiridos, y es que el 40% de nuestra actividad son hábitos. Su existencia no permite liberar memoria para incorporar y aprender nuevas tareas. ¿Y cómo se implementa un hábito? El primer principio es la simplicidad, y es hacia ese punto hacia donde camina tecnología.  “Si quieres que se produzca un hábito, hay que conseguir que sea barato, que implique poco tiempo, que no requiera mucho esfuerzo y que se pueda automatizar”, detalló Armayones, con la mirada puesta en la tecnología enfocada a la salud.

La tecnología está en todos los campos pero en España aún cuesta que llegue al sector de la psicología y que sus profesionales la adapten para ayudar al paciente. Según Nacho de Ramón, fundador de la startup Sincrolab (una herramienta que mide y entrena la capacidad cognitiva de los usuarios), el futuro de los psicólogos vendrá marcado por la tecnología. “Se trabajará día a día con ella y hará que se mejoren los trastornos. Cuantas más herramientas haya, más se beneficiará el paciente”. Los recursos tecnológicos están ya al alcance de los psicólogos, la clave es que se utilicen. Así, Nacho de Ramón mencionó algunas de esas apps que ya están suponiendo un antes y un después para el sector de la psicología.

 

“Tenemos Optimism, donde el propio paciente registra de manera online sus sentimientos diarios; B-resol, una herramienta digital contra el bullying; Psious, la app que nos ayuda a vencer los miedos; o el último lanzamiento de Halo Neuroscience, con unos auriculares que dan descargas eléctricas para mejorar el rendimiento del deportista”. En el futuro se va a abrir un nuevo campo: la ciber psicología o psicólogo tecnológico, aseguró el experto.

 Por último, el Cluster for Patient Empowerment contó con la ponencia de Juan García Prieto, ingeniero electrónico que tras cinco años de experiencia en la industria está realizando un doctorado en neurociencia cognitiva en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). García Prieto mostró su afán por desestigmatizar el concepto de inteligencia artificial (IA) y de interiorizar el concepto, ya que supondrá beneficios para todos los grupos de interés del campo de la psicología. “La IA no pretende que las máquinas actúen como humanos. Todos los avances de los humanos han ido de la mano de grandes avances científicos. Este es uno más. Al hablar de IA nos referimos a todo algoritmo que valora al mismo tiempo muchas dimensiones a la vez”, indicó. Asimismo, destacó cómo el big data supone gran cantidad y calidad de información que presenta grandes oportunidades a los psicólogos.

Las aplicaciones móviles ante necesidades psicológicas

Durante la actividad de cocreación y en tiempo récord, los asistentes encontraron numerosas utilidades de la tecnología aplicada a la psicología. Y eligieron las apps móviles como recurso principal. Así, ante problemas de sueño, se propuso una aplicación de cara a compartir trucos y experiencias, valorar el nivel de estrés y registrar actividades de bienestar llevadas a cabo durante la jornada.  Para reducir los niveles de ansiedad, se prototipó una app para anotar y gestionar tareas del día a día y la posibilidad de compartirlas con otros usuarios.

También se trabajó en torno a los problemas de los padres primerizos para dedicar más y mejor el tiempo a sus hijos a través del proyecto “Desconecta conectando con los tuyos”, y conocer alternativas para seguir una alimentación sana con una app de buenas prácticas a medida.

La sesión fue recogida, como de costumbre, por el visual thinker Fernando Viejo-Fluiters Ximénez.

  • Accede en nuestras Guides a toda la información de este y encuentros pasados del Cluster for Patient Empowerment.
  • Puedes ver las fotos del evento en Flickr y el vídeo en Youtube y a continuación:

 

Si continúas navegando en este sitio, aceptas nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar