Wildsea - Premios Impacto ODS

Ecoturismo para la conservación del medio marino: WILDSEA Europe

“Lo que no se conoce no se ama y lo que no se ama no se cuida”, afirma Wildsea, uno de los 3 proyectos ganadores los Premios Impacto ODS, para quien la educación y el disfrute responsable de nuestros océanos es un paso previo para su conservación. 

Impact Hub Madrid: ¿Cuál es el objetivo de WILDSEA Europe y cómo contribuye con los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Wildsea: WILDSEA Europe es un marketplace o plataforma de comercialización de experiencias de ecoturismo costero-marino. La plataforma canaliza el trabajo conjunto de una Red de destinos y de empresas turísticas que están apostando por el ecoturismo como vehículo para impulsar el conocimiento y la conservación del medio marino.

Las actividades que se ofrecen a través de Wildsea (buceo, esnórquel, kayak, avistamiento de cetáceos, surf, coasteering, etc.) acercan el lado más “silvestre” del mar a turistas y visitantes y contribuyen a que éstos se identifiquen de modo personal con el medio marino, facilitando el entendimiento de la relación que existe entre la salud del Océano y la salud de las personas y apoyando así el desarrollo de una “ciudadanía del mar”.

Naciones Unidas (UNESCO 2012) ha identificado el concepto de “ciudadanía del mar” (Ocean citizenship) como la condición necesaria para instrumentalizar los cambios en comportamiento humano que es preciso articular para lograr una gestión sostenible de los recursos marinos y garantizar así el buen estado de conservación del Océano, sus ecosistemas y su biodiversidad. El objetivo de WILDSEA Europe es utilizar el turismo como vehículo de educación, concienciación e implicación del ciudadano en la conservación del Océano y en el aprovechamiento sostenible de sus recursos, apoyando a través de la experiencia personal directa el desarrollo de esa identidad de “ciudadanía del mar”.

Nuestra contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas se enmarca principalmente en el ODS14 (vida submarina), si bien indirectamente puede incidir también en el ODS15 (vida ecosistemas terrestres) y en el ODS3 (salud y bienestar). Todas las actividades de ecoturismo que se ofrecen en Wildsea tienen una carga importante de interpretación y/o educación ambiental. Basándonos en la idea de que lo que no se conoce no se ama, y lo que no se ama no se cuida, nuestra propuesta es acercar el gran desconocido (el Océano y la vida marina) al gran público, haciéndoles ver que el mar es un escenario lleno de vida (aunque a menudo oculta) y descubriéndoles esa vida a través de actividades guiadas que facilitan su observación (buceo, el esnórquel, el avistamiento de cetáceos, rutas en kayak, etc). Nuestro foco lo ponemos en Europa, un “viejo” continente aparentemente urbanizado pero que todavía atesora un importante patrimonio natural, frecuentemente desconocido por los propios europeos.

Por otro lado, acabamos de iniciar un proyecto “Seas, Oceans and Public Health in Europe – proyecto SOPHIE” en colaboración con la Universidad de Exeter, el European Maritime Board y un amplio grupo de socios europeos precisamente para avanzar en el conocimiento de las relaciones que existen entre la salud del Océano y la salud humana. Arrojar luz sobre esas relaciones puede ayudar a encontrar fórmulas y propuestas para incidir sobre el ODS3. A través de este proyecto, pondremos pronto en marcha un Programa Piloto de Ciencia Ciudadana para recabar datos relevantes sobre dichas relaciones a través de la Red de Miembros de WILDSEA Europe.

IHM: ¿Quiénes estáis detrás de WILDSEA? 

W: WILDSEA es fruto del sueño y del  empeño personal de Julia Vera, directora de la iniciativa, que es la ideóloga del Proyecto y su principal accionista a través de la empresa Travelecoology. Pero detrás del proyecto hay un equipo de personas y organizaciones comprometidas desde su inicio con su desarrollo. Luz Parga lidera y coordina el equipo adscrito al Proyecto por parte de SUBMON, una organización de investigación y conservación del medio marino que es socio fundador de la plataforma WILDSEA.eu desde sus inicios. Bajo la dirección de Julia, el equipo de SUBMON, junto a Isabel del Pozo, Lucía López Noriega y Miguel Ángel Nuñez (Travelecoology) y una red de colaboradores muy cercanos (Ray Estudio, UNO Digital, Imaginanet) son el motor de una “sala de máquinas” que funciona siete días a la semana para hacer llegar al gran público las mejores de experiencias de ecoturismo marino en Europa y transformar así el modelo de consumo turístico en los destinos de costa.

IHM: ¿Colaboráis con otras entidades públicas o privadas? 

W: Sí. WILDSEA Europe se plantea como una red de destinos y empresas de ecoturismo que trabajamos juntos para transformar el modelo de consumo turístico de los destinos de costa, desplazando la oferta hacia actividades que pretenden dejar una huella positiva en el entorno donde se desarrollan y en las personas que las disfrutan, mientras se esfuerzan por reducir su impacto ambiental. En esta red colaboran actualmente diversas administraciones públicas, como la Agència Catalana de Turisme, Basquetour y la Xunta de Galicia (España), el Condado de Donegal (Irlanda) y el de las Highlands (Escocia). También otras asociaciones como Forum Oceano (Portugal) y la World Cetacean Alliance (Reino Unido).

IHM: ¿Cómo creéis que afecta el crecimiento del turismo a nuestros ecosistemas? 

W: El turismo masivo lleva asociado el desarrollo de grandes infraestructuras de transporte y servicios, lo cual contribuye a la fragmentación y destrucción de hábitats y a la desaparición de las especies que los habitan, rompiendo el frágil equilibrio de los ecosistemas y minando su funcionalidad. La presencia masiva de turistas ejerce una presión añadida sobre el territorio y deja una huella que tarda años en borrarse. Esa huella tiene un impacto acumulativo, que puede llevar el desequilibrio a un punto de no retorno.

Pero el turismo puede ser también un “arma” de educación “masiva”. En aquellos países donde la normativa ambiental cumple su función, el turismo puede ser un aliado de la conservación de la naturaleza. Todo depende, como siempre, no tanto del “qué”, si no del “cómo”. No es lo mismo un operador de buceo que no respeta los límites de inmersiones fijadas en un espacio natural que un operador de buceo que hace un esfuerzo por “ilustrar” sus inmersiones con información sobre la fauna y flora del lugar, trasladando buenas prácticas a sus clientes e información sobre cómo pueden ellos contribuir a reducir su huella. Creemos que frente al avance imparable del turismo – un indicador de paz y progreso, al fin y al cabo – tenemos que ser capaces de explotar su dimensión de transformación positiva, e implicar a todos los actores para frenar su dimensión más destructiva. En ello estamos.

IHM: ¿Hay otros proyectos o emprendimientos que os hayan servido de inspiración? ¿Cuáles?

W: Sin duda. En España hubo una iniciativa visionaria en los años 90 para establecer “Estaciones Náuticas” en destinos turísticos costeros como vehículos de impulso de la cultura de mar a través de la colaboración público-privada. Desde Travelecoology trabajamos con la Asociación Española de Estaciones Náuticas (ahora desafortunadamente extinta) en proyectos de ámbito europeo que nos llevaron a entender el momento crucial que estamos viviendo de reapertura al mar en toda Europa, como  respuesta al contexto socio-económico y ambiental actual. También a constatar el papel fundamental que el sector del turismo puede y debe jugar en el impulso de una economía azul sostenible, que permita revitalizar los territorios costeros, dejando atrás modelos insostenibles de explotación intensiva de los recursos del mar. WILDSEA Europe es la herramienta a través de la cual estamos instrumentalizando nuestra contribución a esa transición.

IHM: ¿Cómo hacéis que sea viable vuestro negocio? 

W: Nuestro modelo de negocio es sencillo: impulsamos la comercialización de actividades de ecoturismo ofrecidas por pequeños operadores – los verdaderos protagonistas de la transición – para contribuir a su viabilidad económica. A cambio de convertirnos en su músculo comercial, detraemos una comisión de intermediación sobre ventas realizadas a través de www.wildsea.eu. Poco a poco nos estamos consolidando como una Online Travel Agency (OTA) muy especializada, siguiendo una estrategia de nicho.

IHM: ¿Cómo os puede ayudar a impulsar vuestro proyecto la comunidad Impact Hub?

W: Estamos muy ilusionados con nuestra llegada a Impact Hub. Todavía estamos explorando todo el ecosistema de oportunidades que ofrece, pero estamos convencidos de que podemos aprender mucho de muchas de las iniciativas que forman parte de la red. Desde la gestión eficaz y exitosa de colectivos con intereses compartidos hasta la innovación tecnológica, los proyectos de Impact Hub son una fuente de inspiración y de ideas para alimentar el desarrollo futuro de WILDSEA.

IHM: ¿Cuáles son vuestros objetivos principales para 2018?

W: Nuestro objetivo fundamental es consolidar nuestro modelo de negocio, aportando un servicio de calidad a los clientes que buscan nuevos territorios a explorar durante sus vacaciones en el mar por un lado, y demostrando por otro a nuestra red de miembros que podemos aportarles valor en la comercialización de sus actividades. Necesitamos ampliar nuestra base de clientes y seguir manteniendo la tendencia de crecimiento de nuestras ventas. También consolidar el equipo, para poder desplegar nuestra estrategia de desarrollo de negocio con una visión compartida y con talento cualificado.  En 2019 iniciaremos una ronda de captación de inversión, por lo que tenemos que cerrar el año con los deberes bien hechos, para poder generar interés e ilusión en el proyecto por parte de inversores privados.

Si continúas navegando en este sitio, aceptas nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar