Blockchain y economía del propósito_JoriArmbruster

Blockchain y economía del propósito

La cantidad de marcas que buscan un propósito que realmente las conecte con sus usuarios para generar lealtad no deja de aumentar. Es la tendencia natural en una sociedad cada vez más exigente y consciente de los retos medioambientales y sociales.

Al principio, muchas empresas se limitaron a adoptar medidas cosméticas para sumarse a esta nueva tendencia. Pero, finalmente, se está imponiendo el concepto del Shared Value, que propone integrar el impacto positivo en la sociedad como parte del modelo de negocio de la compañía. Con la llegada de Blockchain, esta lógica se va a multiplicar.La Economía del Propósito: Nuevos retos, nuevas respuestas

Blockchain permite la descentralización en la transmisión de valor, lo que puede generar una serie de efectos en cadena muy poderosos, empezando por el empoderamiento de las personas frente al sistema. Internet ya dotó a las personas de un acceso casi ilimitado a la información y eso permitió que la gente se cuestionara por qué en sus comunidades no podían hacer las cosas como se hacían en otros lugares del mundo. Y, aún más importante, permitió una mejora sustancial en la capacidad de organización de todas esas personas. Gracias a internet, pudieron surgir movimientos como la Primavera Árabe, el Software Libre o Blockchain.

Blockchain lleva este empoderamiento a un nivel superior al permitir a esas comunidades emitir su propia criptomoneda o token, creado a imagen y semejanza de su correspondiente comunidad y gobernado bajo sus propias normas. La gobernanza descentralizada es también una herramienta muy poderosa. Y sólo es posible de forma efectiva gracias a blockchain, aun siendo cierto que estamos todavía lejos de alcanzar modelos que desarrollen satisfactoriamente esta potencialidad.

La descentralización triunfará como modelo económico, entre otras cosas, por la increíble ventaja competitiva de poder prescindir de las comisiones destinadas a los promotores y accionistas de un proyecto.

Desde mi punto de vista, la descentralización triunfará como modelo económico, entre otras cosas, por la increíble ventaja competitiva de poder prescindir de las comisiones destinadas a los promotores y accionistas de un proyecto. Hasta la llegada de blockchain, básicamente había dos modelos de negocio: mucho margen y poca rotación o poco margen y mucha rotación. Blockchain permite un nuevo modelo de negocio; el token de utilidad o Economía Colaborativa 2.0. Si los promotores conservan un porcentaje de los tokens emitidos y los compradores de tokens reciben un beneficio por su uso, se elimina la necesidad de cobrar comisiones, al transferirse el valor a la Actividad del token en vez de al Capital. Por tanto, estas empresas serán más competitivas que sus homólogas tradicionales. Eso sin tener en cuenta las ventajas adicionales que aporta blockchain, como la transparencia, la inmutabilidad, los contratos inteligentes o los bajos costes de operación.

Blockchain y economía del propósito_JoriArmbruster3

La Economía Colaborativa 1.0 no es una economía colaborativa real en la que el beneficio lo reciben los participantes. La idea era muy bonita, pero la ejecución la ha deteriorado; hoy los conductores de Uber ganan lo mismo o menos que los taxistas y los usuarios pagan casi lo mismo que pagaban antes. El gran beneficio de esta economía seudocolaborativa ha ido a parar a los accionistas de Uber, una empresa que en pocos años vale ya decenas de miles de millones de dólares.

Siempre digo que la tecnología per se no es buena o mala, sino que es su uso lo que determina que el resultado sea positivo o no. Blockchain se puede usar para muchas cosas oscuras, por supuesto (igual que un martillo o Internet). Sin embargo, su naturaleza me hace ser optimista respecto a su impacto en el mundo, porque avanzamos hacia una economía basada en las interacciones de las comunidades y es más fácil crear una comunidad en torno a un proyecto de impacto positivo.

Pero para crear una comunidad de usuarios leal y a largo plazo, no bastan una propuesta tecnológica fuerte y un plan de negocios bien pensado. A largo plazo, es más importante construir una fuerte base filosófica y de valores comunes, con una visión y un propósito que llamen a sumarse al reto.  

EthicHub es una prueba de ello. Nuestro reto es terminar con la exclusión del sistema económico global a la que está sometida más de una cuarta parte de la población mundial.

Jori Armbruster
Jori Armbruster

Creyente de Blockchain y del proceso descentralizador que esta tecnología permite. Cofundador y nodo coordinador de EthicHub, una red social para conectar a inversores de cualquier lugar del mundo con pequeños agricultores excluidos de la economía global y acostumbrados a pagar intereses descomunales por préstamos en efectivo, velando por una relación justa entre las partes y por un buen uso del dinero. Con experiencia gestionando una plantación de café en México y una empresa de distribución en España con más de 100 puntos de venta. Comprometido con la búsqueda de soluciones para un mundo mejor.

Comentarios
Sigue leyendo

Cómo el cambio se hizo global: el origen …

El primer Impact Hub abrió en el centro de Londres a principios de 2005 ¡y permanece abiert…

Leer más

Todos tenemos creatividad

“Todos tenemos creatividad porque esta consiste en conectar puntos que ya existen̶…

Leer más

Si continúas navegando en este sitio, aceptas nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar