Futuro del trabajo, Coworking

01.Jul.2021

Qué es un intraemprendedor

¿Quieres emprender? Existen muchas opciones. De todas las posibles, una de las más ignoradas es la vía del intraemprendimiento. Para muchos este concepto está vacío de contenido, y otros consideran que es imposible de aplicar en la mayoría de los casos. Sea como fuere, queda claro que existe un gran desconocimiento de cómo tomar la iniciativa siendo trabajador de una empresa.
Qué es un intraemprendedor

En el presente post vamos a profundizar en este campo, para que resuelvas todas tus dudas en torno a esta materia y llegues a conclusiones de valor. ¡Vamos con ello!

Para empezar, es importante conocer la diferencia entre emprendedor e intraemprendedor, que, aunque son conceptos similares, tienen matices concretos:

El concepto de emprendedor 

El emprendedor es aquella persona que diseña, gestiona, desarrolla e implementa un proyecto empresarial. Este sujeto asume toda la responsabilidad en lo referido a la obtención de financiación, contratación de personal y negociación con los posibles clientes. Se le requiere talento para la innovación y la creatividad, así como resiliencia para afrontar continuos altibajos. 

El empresario tiene un papel capital en la economía, ya que asume el riesgo de sacar adelante nuevas compañías y generar empleo. Literalmente, esta palabra se formó a partir de la palabra francesa “entrepreneur”, que significa aventurero o enterrador.

Emprender es un acto que comienza con la creación de un plan de negocio, documento clave en el que se fijan los objetivos, metas y valores de la sociedad. Los principales obstáculos a superar pasan por la obtención y mantenimiento de recursos, así como conseguir el capital humano para el desempeño de la actividad. 

El concepto de intraemprendedor 

El intraemprendedor es aquella persona que, dentro de la estructura de una empresa, toma la iniciativa para desarrollar nuevas ideas, servicios y productos. Por lo tanto, puede ser cualquier empleado con habilidades de negocio y capacidad de proyección a largo plazo. Todo esto sin asumir los riesgos naturales que normalmente encara el empresario. 

El intraemprendedor tiende a fomentar la innovación dentro de la organización para la que trabaja.

Un intraemprendedor puede ser desde un becario hasta el vicepresidente de una corporación. Estos individuos fomentan la innovación en el seno de la organización para la que trabajan. En la mayor parte de los casos, disponen de pleno control sobre los proyectos en los que colaboran, y suele ser la punta de lanza para que acaben apostando por sus propias iniciativas. 

La palabra "intrapreneur" se considera una vuelta de tuerca de "entrepreneur", y se acuñó a partir del término "intra", que significa "dentro" o "en el interior". Aunque los empresarios y los intraemprendedores trabajan en entornos muy diferentes, muchas de sus habilidades y funciones son las mismas.

¿Cómo convertirse en intraemprendedor?

Si te fascina la idea de convertirte en intraemprendedor, has de saber que el primer peldaño pasa por investigar la política de empresa respecto a estas aspiraciones. Algunas corporaciones posibilitan a sus empleados determinadas horas de libre elección, destinadas a actividades de carácter autónomo. Los directivos querrán saber en qué se invierte el tiempo, por lo que habrás de notificar con regularidad en qué punto se encuentra tu iniciativa, así como sus características, objetivos e ideas orientadas a la investigación. 

Otras corporaciones hacen eventos anuales en los que, durante unos días, dan a sus empleados libertad ilimitada para experimentar con cualquier proyecto que les interese. Posteriormente deberán presentarlo ante los cargos superiores, y, si les gusta la idea, estos se encargarán de impulsar el proyecto y posibilitar al agraciado los medios y recursos imprescindibles. . 

Aunque ser intraemprendedor es más fácil en empresas que aplican políticas favorables al intraemprendimiento, también es posible conseguirlo en compañías más conservadoras. La clave pasa por identificar un problema o área potencial de mejora, proponiendo una solución innovadora que posibilite dar un salto exponencial. Conseguirlo pasa por una investigación en profundidad, que tenga en cuenta los pros y contras que se abordarán. Es posible que sólo se disponga de una oportunidad para convencer a los jefes, por lo que conviene tener todo bien atado. 

Una vez sepas cuáles son tus capacidades y en qué quieres contribuir, deberás hacerte las siguientes preguntas clave: 

  • ¿Es necesario introducir un nuevo producto o servicio para ampliar la oferta?
  • ¿Es necesario potenciar o modificar un producto, servicio o estrategia que se esté aplicando actualmente?
  • ¿Existe un problema concreto que necesite de una solución inmediata o que no se haya afrontado? 

 

¿Cómo presentar un plan de intraemprendimiento?  

1. Define por qué es importante tu proyecto 

¿Cómo contribuye tu idea a la misión central de la empresa? Esfuérzate por crear una conexión fuerte, siendo persuasivo y emocional, y apelando SIEMPRE a los valores corporativos. Deja las especificaciones técnicas para el final, cuando ya hayas seducido a tu auditorio. Déjate ver con pasión y confianza en ti mismo, ya que esta actitud te hará ganar puntos de confianza.  

2. Recoge datos y demuestra la viabilidad 

Si trabajas en una empresa que no apoya habitualmente los proyectos impulsados por los propios empleados, tienes que demostrar que el riesgo a asumir tendrá un retorno positivo para la sociedad

Para ello necesitarás de datos fiables, que demuestren que no dejas nada a la improvisación. Una buena idea pasa por colaborar con el departamento comercial y de contabilidad, a fin de aprender el estilo y estructura de los informes financieros que se utilizan. Así, aprenderás como presentar tus fuentes de manera convincente. 

3. Desarrolla el plan 

Cuando el aparato directivo escuche por primera vez tu idea, es posible que se muestren escépticos en lo referente a viabilidad y cumplimiento de las promesas. Ten un plan de implementación detallado que incluya fechas estimadas para alcanzar los hitos previamente definidos.  

Esto ayudará a aliviar preocupaciones sobre cómo se va a hacer y tranquilizará a los responsables de la toma de decisiones. En resumen, todo pasa por una ecuación verdaderamente sencilla: estructura, calendario y método para medir crecimiento y éxito.

En Impact Hub creamos espacios y ayudamos a tejer redes profesionales, facilitando el intraemprendimiento y contribuyendo al desarrollo de nuevos proyectos. 

Impact Hub Madrid
Impact Hub Madrid

El lugar donde REemprender el cambio

Suscríbete a nuestro blog

Recibe en tu email los contenidos que publiquemos en nuestro blog.

  • Impact Hub Madrid tratará tus datos únicamente para tramitar tu solicitud. Puedes conocer cómo ejercer tus derechos de acceso, rectificación y supresión en nuestra Política de Privacidad