Skip to content

Economías feministas en La V Feria

Sucede una vez al año desde hace 5. Todas las organizaciones, empresas, entidades y redes afines a los principios y valores de la Economía Solidaria, que se recogen en la Carta Solidaria, se dan cita en Madrid para aumentar su visibilidad y conectar directamente con sus clientes o usuarios potenciales en la Feria de la Economía Solidaria de Madrid.

Calabaza en La V Feria

Durante un fin de semana, el visitante ha podido encontrar, en los más de 100 expositores, desde un estudio de arquitectura especializado en cohousing, basado en conceptos ecológicos y sociales; una frutería ecológica centrada en reconvertir los mercados en espacios de cohesión vecinal; hasta propuestas de moda alternativa que reutiliza materia prima y sigue los principios de la slow fashion.

“Toma, prueba este melón”. Se deshace en la boca. “¡Toca esta lana ecológica!”, suavidad pura. “¿Quieres conocer otras formas de consumir energía?” Productos y servicios combinan su alta calidad con su afán por desarrollarse dentro de unos principios que deberían ser afines a cualquier empresa existente si tenemos en cuenta que en 2018 existe un compromiso internacional de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Seis principios para un Mercado

Estos 6 principios en los que se basa el Mercado Social son: la equidad, que hace referencia a las relaciones basadas en la igualdad y la dignidad. El principio del trabajo, que se centra en que el desarrollo de las capacidades de las personas en la producción de bienes y servicios permita satisfacer las necesidades reales de la población. Tener en cuenta la sostenibilidad ambiental como fuente de riqueza económica y de buena salud. A continuación, el principio de cooperación centrado en relaciones comerciales justas en igualdad y transparencia.

La no lucratividad está unida a la forma de medir los balances de resultados, que además de los aspectos económicos observa los humanos, sociales, medioambientales, culturales y participativos. Y, por último, el compromiso con el entorno, para que las experiencias positivas y solidarias concretas puedan generar procesos de transformación de las estructuras generadoras de desigualdad, dominación y exclusión.

 

Nyeleti, textil de mozambique

 

 

El boniato, la moneda social

La V Feria de La Economía Solidaria persigue una meta. Impulsar la Economía Social y Solidaria madrileña a partir de “alternativas reales a la crisis económica, financiera, ecológica y de cuidados del modelo actual, a través de modelos empresariales y proyectos sociales que basan su viabilidad en la sostenibilidad integral (económica, social y ambiental)”.

Para simbolizar que se trata de un espacio diferente donde las reglas del juego no son las habituales, durante el fin de semana, todas las compras se hicieron por medio de boniatos, con la equivalencia 1€ = 1 boniato, con idea de fomentar relaciones de producción con principios éticos y locales.

Boniatos, la moneda social

Según explican desde El Mercado Social: “La moneda social se crea y se destruye por y en función de la actividad económica real que se dan entre las entidades y personas participantes, no produce intereses y que no tiene sentido acumular. Esto elimina la posibilidad de especular con ella y facilita una alta rotación de la misma, aspecto que favorece los intercambios internos. En este sentido, nunca hay escasez de moneda, sino que existe tanta como riqueza o trabajo real existe en el Mercado Social”.

Economías feministas: la persona en el centro

Este multitudinario evento organizado por la Red de redes de Economía Alternativa y Solidaria de Madrid (REAS)que han disfrutado más de 18.000 personas este año, además de comprar todo tipo de productos, ha ofrecido una programación con más de 70 actividades en torno al consumo ético y sostenible. También ha incluido un escenario con música, teatro y radio, y ha destacado de forma transversal al contenido, el tema centra de la economía feminista. ¿Con qué objetivo? Con el de la necesidad de virar hacia una economía que cuide de su población, incluya el trabajo de cuidados, que en su mayor parte ha sido ocupación de las mujeres, y no solo reconozca el trabajo de mercado.

Scroll To Top

Si continúas navegando en este sitio, aceptas nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar