Dos mochileros, Christian Vanizette y Romain Raguin salen de Francia para recorrer Asia en busca de emprendedores sociales.

Así empieza la historia de MakeSense, contada por su cofundador Christian Vanizette durante el encuentro celebrado Impact Hub Madrid y organizado por Ashoka España, ya que Vanizette fue nominado Ashoka Fellowship 2013.

Durante su periplo de 8 meses, Vanizette y Rauguin grabaron decenas de proyectos que respondían a problemas sociales a través de la tecnología. Quisieron darlos visibilidad y los compartieron en Youtube y… “El resultado fue un fracaso”. Sin embargo, siguieron apostando por el mundo online. Tres años después habían movilizado a más de 15000 personas en todo el mundo y habían colaborado con 800 empresas sociales.

 

MakeSense no es una startup, es un movimiento.  Se define como un proyecto abierto, es decir, no pertenece a nadie pero está abierto a todo el mundo. MakeSense Manifesto

 

¿Cómo consiguieron pasar al mundo offlinecomprometer a comunidades en todo el mundo?

El secreto está, por un lado, en la movilización ciudadana. En conectar a emprendedores sociales con “sensemakers”, una comunidad que se implique en la solución de problemas de su entorno, como puede ser el aprovechamiento de alimentos o el acceso al agua potable. Pero también, la pasión de cientos de voluntarios que dinamizan los talleres de metodologías open source para apoyar a los emprendedores, como el HackSense (hackatones), el Focus Group o el Hold Up (taller creativo de brainstorming).

“Conseguir la implicación de voluntarios es relativamente sencilla”, comentaba el portavoz de MakeSense, teniendo en cuenta la compensación que recibe: el desarrollo de habilidades de trabajo en equipo, la pertenencia a una comunidad internacional y el aprendizaje de metodologías de resolución de problemas. Todas ellas habilidades básicas en el entorno profesional (y no profesional).

A todo esto. ¿Hay implicación gubernamental? En el caso de Francia, sí. A través del programa “La France s’engage” impulsado por el Ministerio de Juventud, MakeSense selecciona proyectos de innovación social con posibilidad de ser escalados por el gobierno francés. “Esta iniciativa sirve de estímulo para otros emprendedores que se han quedado a las puertas de la final ya que trabajan en mejorar su proyecto en base a un criterio de escalabilidad“. Afirma el joven fellow de Ashoka.

La historia se cierra con un continuará. Una invitación a los asistentes a unirse a la comunidad MakeSense Madrid cuyos talleres se celebran en los espacios de Impact Hub Madrid.

 

Logo Madrid Blanco - Impact Hub

Pero en
Impact Hub pasan muchas más cosas…

Logo Madrid Blanco - Impact Hub

Pero en
Impact Hub pasan muchas más cosas…