“No necesitas ser rico para conseguir cambiar el mundo” sino la oportunidad de que te dejen expresar tus propias ideas. En el Hub Talk de ayer, Ruchi Junnarkar, coordinadora de Design For Change Global, comenzó la sesión con un simple ejercicio práctico en grupo, haciéndonos formular propuestas en positivo. Un modo de demostrar cómo el optimismo y el Yo puedo favorecen el pensamiento crítico, habilidad de trabajar en equipo y flexibilidad.
Al evento asistieron representantes de la Fundación Escuela Teresiana y el Colegio Jesús Maestro, centros familiarizados con Design for Change.
Este movimiento internacional busca ofrecer a niños y niñas la oportunidad de ser protagonistas de una experiencia para cambiar el mundo, empezando por lo más local. A través del proceso de design thinking, niños y niñas ponen en práctica sus propias ideas para cambiar aquello que quieren mejorar de su entorno.

Surgió en 2001 cuando Kiran Bir Sethi funda la Escuela de Riverside en Ahmedabad y con ella el proyecto Design for Change, que se extiende a nivel internacional. Consiste en un método de resolución de retos cuyos pilares fundamentales son la creatividad, el pensamiento lógico, la colaboración, la empatía y el aprendizaje del error. La presencia de los adultos es esencial como facilitadores de un proceso que protagonizan y lideran los niños.

Logo Madrid Blanco - Impact Hub

Pero en
Impact Hub pasan muchas más cosas…

Logo Madrid Blanco - Impact Hub

Pero en
Impact Hub pasan muchas más cosas…