“Transparencia”, “participación ciudadana” y “cohesión comunitaria” aparecen con frecuencia en medios de comunicación y agendas políticas. Hasta ahora, ¿la sociedad no participaba en la resolución de problemas que afectaban al bien común? Sí, pero de manera muy imprecisa.

La voz de los ciudadanos, sus ideas y su participación mejoran las ciudades y los municipios. Hackity

La participación ciudadana refleja el grado de desarrollo de un sistema democrático y manifiesta la capacidad de las autoridades públicas de entablar una relación directa con la sociedad. Además, implicar a los ciudadanos en el día a día de la política municipal dota a la acción del Gobierno de eficacia y calidad. Sí; sus beneficios son evidentes, pero faltaban mecanismos efectivos para impulsar esta implicación ciudadana en decisiones públicas y colectivas. Hackity App

A nivel local, están surgiendo nuevas iniciativas públicas o privadas para acercar dos mundos que deberían caminar de la mano: por un lado, el de las necesidades percibidas por los equipos de gobiernos y los remedios que se eligen para solucionarlas. Y, por otro, el de las realidades que la ciudadanía considera las más importantes y las soluciones trabajadas en comunidad para lograr impacto social positivo.

En el primer caso, el de las iniciativas públicas, en septiembre de 2015 el ayuntamiento de Madrid lanzó la herramienta decide Madrid, que funciona de la siguiente manera: “Aquellas iniciativas que obtienen un mínimo del 2% de votos del censo de Madrid (más de 53.000) a favor serán estudiadas para comprobar su viabilidad y posteriormente serán trasladadas al Pleno para que puedan ser aprobadas”. Una de las iniciativas más votadas fue la propuesta de la creación de un billete único de transporte público, con un 6% de apoyos.

Desde el sector privado, y también haciendo uso de la tecnología, Hackity* ha puesto en marcha una plataforma de participación ciudadana que se materializa en su aplicación móvil Hackity App. Desde hace escasas semanas ha sido adquirida por el Ayuntamiento de Villanueva del Pardillo como su plataforma oficial de participación y colaboración ciudadana.

Partiendo de la cooperación a que se presta dicho Ayuntamiento, Hackity ha lanzado la acción “Recuperemos el parque San Juan de la Cruz”, confiando en que la voz de los ciudadanos, sus ideas y su participación mejoran las ciudades y los municipios. Este reto colaborativo se trata de un proceso de participación on y off line en el que los vecinos comparten sus ideas en la plataforma para rediseñar el parque adaptado a sus necesidades. Las propuestas más votadas hasta el 31 de octubre, se incluirán en el proyecto de reforma del parque del Ayuntamiento de Villanueva del Pardillo. En el proceso se fomenta la participación de los jóvenes del municipio a través de talleres de participación ciudadana para diseñar sus contribuciones. Los más pequeños ofrecerán propuestas para transformar el parque a través de sus dibujos.

Los vecinos de Lavapiés también han decidido redecorarse. Este barrio, caracterizado por la ausencia de espacios verdes, ha unido a sus comerciantes para poner en marcha  Lavapiés se planta Lavapiés se planta”, una iniciativa para la transformación de los alcorques que es “ese espacio alrededor de los árboles, que puede ser un bonito jardín, pero que suele llenarse de basura y otros elementos poco agradables….Nosotras (…) hablábamos con otras comerciantes y vecinas/os y en general había ganas de hacer algo”, explica la cooperativa Germinando, una de las impulsoras de este evento junto a la agencia de comunicación La Manada* y la Asociación de los Comerciantes de Lavapiés.

Para la ocasión, más de 30 comercios de la Asociación de Comerciantes del barrio han adoptado los alcorques cercanos a sus locales y durante esa jornada se transformaron en un espacio verde con la ayuda de los vecinos del barrio y de todas aquellas personas que quisieron participar y poner su granito de arena. [Escucha este podcast de la entrevista realizada por La SER a Julia Del Valle, socia de Germinando].

Estos movimientos manifiestan una escucha gradual de los poderes públicos hacia los ciudadanos. Ahora, ¿cómo conseguir comunidades realmente comprometidas? Existen muchas redes cuyo propósito es, precisamente, el de generar entornos que fomentan ciudadanos activos y amplían las oportunidades de las comunidades. Un ejemplo es CEAL Network*, una red de diseño y dinamización de participación ciudadana y desarrollo local, presente en 6 países diferentes, que mediante divers Clúster Empoderamiento Paciente as metodologías de facilitación

de procesos participativos, consigue descubrir los conocimientos y habilidades de sus habitantes.

Desde Impact Hub Madrid, este año hemos puesto en marcha Laboratorios de Colaboración para plantear iniciativas transformadoras a partir de la inteligencia colectiva. Se trata de encuentros de debate mensuales centrados en Educación, Salud y Finanzas, a los que asisten expertos, empresas e instituciones públicas y que han dado lugar al Colab de Educación, al MoneyLab y al Clúster de Salud.

Todas estas acciones demuestran que, bajo el formato de responsabilidad compartida, si los ciudadanos están empoderados, y los Gobiernos facilitan mecanismos reales de participación, una sociedad puede impulsar cualquier aspecto de la vida social, económica, cultural o política, y activar el cambio y la transformación social.


*Hackity, CEAL Network y La Manada, forman parte de Impact Hub, la red de emprendedores más grande del mundo.

 

Logo Madrid Blanco - Impact Hub

Pero en
Impact Hub pasan muchas más cosas…

Logo Madrid Blanco - Impact Hub

Pero en
Impact Hub pasan muchas más cosas…