Green filming la sostenibilidad ha llegado a los rodajes

Green filming: la sostenibilidad ha llegado a los rodajes (y se va a quedar)

¿Puede la industria audiovisual ser sostenible? La respuesta es Green filming, término que alude a un movimiento con cada vez más fuerza que fomenta prácticas y estrategias sostenibles en este ámbito.

“En un solo día generé en basura:

– 6 botellas de plástico
– 5 vasos de plástico desechables
– 2 vasos de unicel
– 2 envolturas de plástico
– 1 caja de unicel (poliestireno expandido)”.

Cada uno de nosotros podemos hacer cientos de resúmenes del mismo día, según el prisma que usemos: laboral, sentimental, de ocio, de actividades con los amigos…o medioambiental. Alfredo Altamirano, director de fotografía y miembro de la AMC (Sociedad Mexicana de Autores de Fotografía Cinematográfica) mezcla la primera vertiente con la última. Lo que has leído arriba es un resultado, que según advierte en un artículo, hay que multiplicar por 40 personas, la media de plantilla de cada producción. Y la segunda cifra a su vez por 100, el promedio de filmaciones que se llevan a diario en México. Solo en botellas de plástico se llega a unas 24.000. Además, hay que tener en cuenta otros residuos no personales, por así decirlo, como decorados efímeros, gastos energéticos como los de los focos o el coste de transportar todo de aquí para allá.

¿Qué reflexión emana de todo esto? Una vez que comienza a hacerse hueco en la industria: hay que avanzar hacia las producciones sostenibles. Y lo hace tanto a nivel de productoras como, por ejemplo, de festivales. La Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) lleva años organizando jornadas sobre el tema. Pero en la edición del año pasado lo hizo en colaboración con Greenpeace. La idea de la ONG era doble: aprovechar la fuerza del cine como amplificador del mensaje y también concienciar todo lo posible para que las realizaciones sean todo lo sostenibles que se pueda. Un trabajo similar se llevó a cabo en el último Festival de Málaga, con el mismo sector como protagonista.

Green filming, sostenibilidad en la industria audiovisual

Jurassic World como punta de lanza sostenible

El proyecto europeo Green Screen, liderado por Film London, es una de las primeras y más potentes respuestas nacidas al albor de este movimiento. Nos lo cuenta Francisco Salas, director gerente de Promálaga, una empresa municipal del Ayuntamiento de Málaga. ¿Por qué él? Como ciudad del cine, Málaga es uno de los siete socios de esta iniciativa, junto con otras localidades europeas, un consejo regional y varias “film comissions”. La financiación, en su mayor parte, procede de los Fondos Estructurales (FEDER).

La Guía de Buenas Prácticas Ambientales en la Producción Audiovisual aconseja a los profesionales en cinco amplias áreas: agua y energía, compras y adquisiciones, residuos, alojamiento y transporte y preservación del entorno.

Salas nos muestra un ejemplo representativo de green filming, el concepto en inglés que se ha impuesto para identificar este movimiento. “Jurassic World fue rodada sobre todo en Reino Unido y también en Hawái. Y antes de comenzar se diseñó una estrategia que contemplaba una serie de medidas de sostenibilidad ambiental, que afectaba a todos los departamentos”, resume.

La estrategia se concretó en pequeños detalles prácticos durante la producción y se hizo partícipe a la plantilla. “Se incentivó al equipo de forma divertida para que durante todo el rodaje reciclaran, creando carteles y señales con forma de dinosaurios, así como otras imágenes de la película para personalizar los contenedores de reciclaje”.

Las prácticas que se pusieron en marcha se han recopilado en un documento para facilitar su identificación y seguimiento por parte de cualquier compañía. La Guía de Buenas Prácticas Ambientales en la Producción Audiovisual aconseja a los profesionales en cinco amplias áreas: agua y energía, compras y adquisiciones, residuos, alojamiento y transporte y preservación del entorno.

El documento facilita las cosas un poco más al definir cuatro pasos para poner en práctica sus consejos. De hacerlo bien, la producción alcanzará un nivel de sostenibilidad destacable y medible que, según cómo evolucione todo, le permitirá obtener permisos de rodaje más económicos, como ya ocurre en la ciudad de Nueva York, o contar con un sello verde, en desarrollo, que le podría proporcionar beneficios en muchos ámbitos.

Green Filming · Guía de Buenas Prácticas Ambientales en la Producción AudiovisualVídeos sostenibles para marcas responsables

En Wi Rebel son especialistas en green filming. Y exclusivos también. Sus fundadores, Ainara Porrón y Carles Cabré, ayudan a marcas responsables a crear planes de marketing y obras audiovisuales para compartir mensajes positivos. Se involucran con causas medioambientales, sociales y económicas con impacto, que buscan mejorar el mundo. Y todo lo que hacen, también para quién lo hacen, lo examinan bajo el filtro de la sostenibilidad. Acciones como la realizada para la presentación de Impact Hub Picasso a las empresas de Torre Picasso en la Navidad de 2018, Somos los nuevos, o las píldoras para la campaña de preventa de este mismo espacio centrada en el futuro del trabajo, son dos muestras de dicho compromiso.

El audiovisual es uno de los aspectos más potentes de su oferta y el punto de partida es claro. “Se trata de actuar con conciencia medioambiental y compartirla con todo el equipo para que se empapen con ella y la pongan en práctica en todo momento”, cuentan Ainara y Carles. Porque la premisa es clara. En materia medioambiental “en el cine se puede rectificar y mejorar fácilmente”. Hay que ponerse a ello y conseguir que en todas las producciones se vigilen cosas tan sencillas como no usar papel (¿de verdad hace falta imprimir tantas copias del guión?), botellas reutilizables, planear que un coche recoja a cuatro miembros del staff y no solo a uno, firmar contratos digitales, diseñar un plan de rodaje que premie los exteriores con luz natural…

También es una solución sostenible usar tecnología led cuando las luces sean necesarias, como cuando grabaron material para el vídeo corporativo The Host en Impact Hub Barceló. Y no fue la única. “En ese rodaje repartimos botellas de agua reutilizables al equipo, tipo cantimploras. Y semanas después, cuando nos juntamos para grabar Somos los nuevos, también para Impact Hub, muchos de nuestros compañeros aparecieron con ellas. Lo que significa también que durante el tiempo que hubo entre ambos proyectos las habían estado utilizando. Es una cuestión de actitud, comunicación y conciencia. Y funciona”, constatan desde la productora.

Se trata de actuar con conciencia medioambiental y compartirla con todo el equipo para que se empapen con ella y la pongan en práctica en todo momento.

¿Y es generalizado? “La industria cada día pone más los ojos en el rodaje sostenible”, aseguran. “Las productoras y empresas como la nuestra se van concienciando, pero hay que reconocer que es más fácil llevarlo a cabo en equipos pequeños que en grupos de 150 personas”.

Las empresas para las que trabajan también lo entienden como un camino hacia el impacto positivo, pero todavía queda algún paso que dar. “Hay muchas de ellas que no saben que esto existe”, apuntan. “Para estas compañías”, añade Carles, “escoger a un colaborador sostenible como nosotros les supone un valor añadido en su estrategia de contenidos ya que, sin perder el estándar de calidad y creatividad, con Wi Rebel se aseguran reducir el impacto medioambiental en sus producciones”.

En el caso de Impact Hub, contar con proveedores sostenibles forma parte de su propuesta de valor, centrada en generar impacto positivo. “El impacto es un elemento central de nuestra actividad, como se refleja en nuestro propio nombre. Buscamos tener un impacto positivo en los profesionales y empresas que nos eligen como su espacio de trabajo colaborativo. Y claro, esto se traslada también a nuestra propia gestión empresarial. Por eso somos el primer coworking en España que forma parte del movimiento de empresas sostenibles B Corp”, explica Sonia Felipe, directora de Comunicación y Contenidos de Impact Hub Madrid.

Víctor Regidor
Víctor Regidor

Como miembro del equipo de Comunicación de Triodos Bank, Víctor Regidor es un convencido de que una (o varias) economías a escala humana son posibles. Nació en Valladolid hace ya unos cuantos años y se licenció en Periodismo y Comunicación Social. Desde entonces no ha dejado de interesarse, escribir y divulgar sobre temáticas como la economía real, finanzas éticas, cultura o medio ambiente. Y con una idea siempre en la cabeza: en comunidad se llega más lejos.

Comentarios
Sigue leyendo

Ser host, un primer paso hacia el emprendi…

Cuando alguien cruza la puerta de un espacio Impact Hub, lo primero que se encuentra es un h…

Leer más

5 pasos para aprender a emprender

Lo sabemos: estamos en la era del conocimiento, en la que los cambios son tan rápidos que no…

Leer más

Si continúas navegando en este sitio, aceptas nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar