Alberto Levy en el primer Lab de Innovación Rural, celebrado en Impact Hub Gobernador

Alberto Levy: «Innovación es todo lo nuevo que genera valor»

Alberto Levy es un correcaminos del emprendimiento. Empezó muy pronto y descubrió, también muy temprano, que el de la colaboración es el mejor hábitat para crear y avanzar. Para este profesional, lo mejor de un centro de coworking es la emoción de encontrarse con lo inesperado, escuchar y ser escuchado. Hemos hablado con él.

Se habla mucho, a todas horas, de innovación como concepto referido al avance tecnológico. Pero, ¿qué es la innovación en cuanto a desarrollo humano, laboral y del emprendimiento? ¿En qué punto de “modernización” están en España el mundo del empleo y las relaciones laborales?

Innovación es todo lo nuevo que genera valor. Y no sólo valor económico. Cuando hablamos de innovación relacionada con desarrollo humano, laboral y del emprendimiento, hablamos de buscar nuevas fórmulas, verdades y perspectivas. De abrir la mente para abrazar nuevas tecnologías e ideas. Es ser capaces de buscar, entender y apreciar nuevas formas de hacer las cosas que llevamos años haciendo. Por ejemplo, ¿por qué un trabajo tiene que ser un lugar? ¿Por qué tenemos que pensar en estructuras jerárquicas rígidas y verticales?

«¿Por qué un trabajo tiene que ser un lugar? ¿Por qué tenemos que pensar en estructuras jerárquicas rígidas y verticales?»

En España veo muchas acciones de innovación laboral, aunque no son la norma. Ambientes sin jefes, con distribución del trabajo basado en aptitudes, respeto al equilibrio entre trabajo y familia y con el foco en valorar al profesional no por sus diplomas, sino por sus aptitudes, actitud y experiencia. Poco a poco, el respeto profesional va ganando espacio.

Y si miras hacia adelante, ¿cómo ves el futuro en el ámbito del trabajo?

En el futuro veo trabajo basado en la creación de una red de profesionales de confianza, de disciplinas cada vez más variadas y capaces de unirse alrededor de proyectos apasionantes que tengan impacto positivo en la sociedad. Y cada uno llevará a cabo su labor de forma eficiente y profesional.

El futuro laboral debe de ser más horizontal. Con responsabilidades bien definidas y potestad sobre las acciones.

Ponencia de Alberto Levy en el primer Lab de Innovación Rural

Alberto Levy en el primer Lab de Innovación Rural, celebrado en Impact Hub Gobernador

Un día dijiste: “Renuncié y empecé a trabajar en iniciativas propias en las que, más que empleados, tuviera socios con quienes compartir las ideas y proyectos que iban surgiendo”. Y te refieres a un momento de tu vida en el que dejas México, tras unos años de desarrollo de grandes proyectos, para ‘reinventarte’ una vez más. ¿Esta reflexión se puede entender como una de las bases del éxito actual de los centros de coworking?

Los centros de coworking son hubs, puntos de atracción de talento, ideas, emprendimiento y acción. Vivimos tiempos para compartir, no guardar. Y nada mejor que un ambiente que ofrezca esta filosofía del “co”: cooperar, compartir, convivir. Tener acceso a un coworking que efectivamente fomente la creación y el fortalecimiento de una comunidad es fundamental para el éxito de mis negocios. Es donde me inspiro y encuentro nuevos socios.

«Tener acceso a un coworking que fomente la creación y el fortalecimiento de una comunidad es fundamental para el éxito de mis negocios».

El primer momento transcendental para tu vida profesional es compartido. Supone un gran esfuerzo de tus padres para comprar un ordenador, además del tuyo y el de tus hermanos para estudiar programación de forma autodidacta… Tenías 11 años. Más tarde, ha habido formación reglada y más trabajo autodidacta. ¿Cómo han influido ambos tipos de educación en lo que eres ahora, si es que se pueden aislar?

Somos parte de un conjunto de experiencias, sean más o menos formales o pertenezcan a los ámbitos académico o personal. También de la resiliencia que desarrollamos cuando las cosas no salen como planeamos (o soñamos), las frustraciones, pararse una y otra vez buscando nuestros sueños… Para mí fue y es fundamental exponerme a la formación académica y profesional. Son realidades que conviven en paralelo y tienen puntos de encuentro en el mundo real, donde busco referencias para el desarrollo de mi trabajo.

Recomiendo que se busque una formación académica junto a una profesional y viceversa, para poner en perspectiva el conocimiento y la generación de un pensamiento crítico.

Antes hablábamos del futuro. Las tecnológicas parecen estar ya en él, pero no sabemos si tanto en el aspecto humano como en el técnico. ¿Qué tienen que aprender aún sobre las personas? ¿Están sus departamentos de innovación bien enfocados o todavía necesitan encontrar su camino?

Estamos en un momento de renacimiento del ser humano. Hemos dado demasiada importancia al desarrollo tecnológico y dejado a un lado el desarrollo humano. Lo que ocurre es que cada vez más la tecnología se transforma en un commodity. Tenemos acceso a procesadores poderosos literalmente en la palma de nuestras manos, así como a plataformas para aprender a entender y sacar provecho de esta tecnología. Pero el ser humano está relegado. El nuevo profesional necesita desarrollar aspectos que llamamos soft skills, como la propia resiliencia, que ya comentamos, pero también la creatividad, el pensamiento crítico, la inteligencia emocional, la capacidad de negociación… Y, por desgracia, no desarrollamos ninguna de estas habilidades desde pequeños.

«El nuevo profesional necesita desarrollar soft skills como la resiliencia, la creatividad, el pensamiento crítico, la inteligencia emocional o la capacidad de negociación»

Los departamentos de innovación muchas veces buscan caminos orientados a la tecnología o, aún peor, a los números que tienen que presentar a sus accionistas. Las cosas han cambiado y los KPIs también deben hacerlo. Existe una creciente responsabilidad por parte de los innovadores hacia la sociedad. Tenemos que preguntarnos constantemente por el impacto que generamos y llevar a cabo acciones en este sentido.

¿Pueden organizaciones como Impact Hub aportar algo ahí?

Una organización como Impact Hub aporta muchísimo en la construcción de un futuro mejor. ¡Lo de menos es poseer un espacio físico para trabajar! Lo importante es contar con un proyecto con valores inculcados, con una preocupación humana de base. Es cierto que existen buenas infraestructuras para desarrollar proyectos, pero, una vez más, son un commodity. Lo que les diferencia es la preocupación por las personas, los valores y la conexión con mentes semejantes que quieren causar un impacto positivo en la sociedad. Cada uno desde su camino y pasión: fintech, realidad virtual, futuro del trabajo, innovación… Lo especial de Impact Hub es que, aunque tengamos caminos y pasiones distintas, consigue que confluyan en el espacio, dándonos la oportunidad de conocernos y buscar caminos y pasiones en común.

«Una organización como Impact Hub aporta muchísimo en la construcción de un futuro mejor».

Alberto Levy

En España habrá ya alrededor de 1.000 espacios de coworking. ¿Qué tipo de personas los pueblan? ¿Qué suele llevar a un profesional a buscar en ellos un lugar en el que dar vida a su proyecto?

En este tipo de centros encontramos profesionales liberales que prefieren estar expuestos social y profesionalmente en ambientes vivos, antes que trabajar desde sus casas. Cada día son más importantes el networking y las referencias. También los buscan startups y pymes que necesitan respirar aires nuevos, ver lo que está pasando, asistir a conferencias y seguir aprendiendo.

Volvamos al tipo de empresa. El 99% de las empresas en España son pymes. ¿Qué oportunidades encontrarán en este tipo de ecosistemas? No olvidemos que, aunque no siempre seamos conscientes, una startup entra en esta catalogación.

Las oportunidades de estar en un espacio diseñado de forma abierta y en búsqueda continua de colaboración son muchas, empezando por el constante intercambio intelectual y de recursos. Ninguna empresa debería avanzar desde el aislamiento, viviendo su propia verdad y con poco contacto con otras compañías y profesionales. En un coworking que fomenta el intercambio, las empresas crecen más rápido y son capaces de responder a los cambios en sus consumidores de forma oportuna. Conocen tendencias, aprenden de otras tecnologías y, claro, también comparten conocimientos. Entre todas, crean una comunidad más fuerte, resiliente y capaz de adaptarse a los continuos cambios sociales y económicos.

«En un coworking que fomenta el intercambio, las empresas crecen más rápido y son capaces de responder a los cambios en sus consumidores de forma oportuna»

Por otro lado, ¿qué aportan ellas a un espacio de coworking?

Traen su talento, sus pasiones, su oficio, sus técnicas… Un poco de su mundo para compartirlo con todos.

Es difícil que exista una fórmula matemática que explique la efervescencia innovadora y creativa que se puede sentir en cualquiera de los Impact Hub de Madrid, pero esto ocurre. ¿Qué circunstancias llevan a este fenómeno? ¿Cuál es la cuota de responsabilidad del hospedante y cuál la del huésped?

Yo diría que sí hay una ecuación matemática para eso. Se llama «Ecuación de Lewin» y dice que el comportamiento es una función de una persona en su ambiente (contexto). Se refiere a construir buenos hábitos, romper con los malos y desarrollarse en la vida. La responsabilidad es compartida, ya que generamos un feedback loop virtuoso en la construcción del futuro.

Como experto en innovación humana, ¿qué es lo que te gusta encontrar a ti en un centro de coworking? ¿De qué forma los usas?

Lo que más me gusta es encontrarme con lo inesperado, conocer a alguien nuevo todos los días, disfrutar y aprender de una charla que no estaba en mi agenda, ver amigos nuevos y viejos, compartir cosas buenas y no tan buenas y también ser escuchado y escuchar. Usar un coworking es disponer de un espacio mío y de todos a la vez, rompiendo con las barreras físicas y mentales que defienden que solo seremos exitosos de forma egocéntrica. El mundo ha cambiado: ahora es de todos a la vez.

Alberto Levy

Se define a sí mismo como “evangelista de la innovación”, algo en lo que coinciden el Harvard Business Review Summit y el Foro Económico Mundial.

Alberto Levy, nacido en Brasil, ya estudiaba programación con sus hermanos a los 11 años. Poco después, inició su primera experiencia empresarial. Un punto de partida que le ha llevado a trabajar en 10 países y aportar su bagaje en más de 1.500 proyectos y 300 clientes. Hoy reparte su tiempo entre sus propias iniciativas, generalmente relacionadas con el desarrollo de tecnologías diseñadas por y para las personas, y la formación: imparte clases en diferentes universidades para alumnos de grado y postgrado.

Víctor Regidor
Víctor Regidor

Como miembro del equipo de Comunicación de Triodos Bank, Víctor Regidor es un convencido de que una (o varias) economías a escala humana son posibles. Nació en Valladolid hace ya unos cuantos años y se licenció en Periodismo y Comunicación Social. Desde entonces no ha dejado de interesarse, escribir y divulgar sobre temáticas como la economía real, finanzas éticas, cultura o medio ambiente. Y con una idea siempre en la cabeza: en comunidad se llega más lejos.

Comentarios
Sigue leyendo

4 sencillas fórmulas para reducir la desig…

Al igual que muchas empresas en todo el mundo, en Impact Hub estamos trabajando intensamente…

Leer más

El coworking corporativo, una conexión al mundo

El 80% de las multinacionales tiene previsto aumentar su presencia en espacios de trabajo co…

Leer más

Si continúas navegando en este sitio, aceptas nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar