Futuro del trabajo, Sostenibilidad e impacto

29.Mar.2022

¿Qué son los modelos de economía circular en empresas?

  • Impact Hub Madrid
  • 0
En este post vamos a profundizar en los modelos de economía circular en empresas, a fin de arrojar luz sobre las diferentes posibilidades. Se trata de lograr un modelo de producción y consumo que alargue la vida útil de los productos de consumo.
economia circular en empresas

Buena parte de la economía actual sigue inmersa en un modelo lineal de producción y consumo. Sin embargo, esta dinámica se está debilitando gracias al auge de la concienciación social en torno a la sostenibilidad y el medioambiente. Este nuevo escenario no deja dudas: hay que reorientar los recursos económicos, tecnológicos y sociales para acelerar la transición hacia una economía circular en empresas. 

¿Qué es la economía circular en empresas?  

Los modelos de economía circular transforman la manera en que una empresa opera en el mercado, minimizando el impacto medioambiental y social derivado de la producción de productos o servicios. Según se puede leer en la web del Parlamento Europeo, la economía circular implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido. De esta forma, el ciclo de vida de los productos se extiende.

Diferencia entre modelos lineales y circulares

Los modelos de economía lineal se basan en tomar recursos naturales y fabricar productos que acabarán convertidos en residuos. 

Los modelos de economía circular en empresas buscan revertir esta situación a través de estos tres puntos clave: 

  • Eliminar los residuos y reducir la contaminación. 
  • Mantener el uso de materiales y productos.  
  • Regenerar el medio ambiente. 

Los modelos de negocio de la economía circular ofrecen nuevas oportunidades comerciales, generando nuevos ingresos y transformando la relación de una empresa con sus clientes.

Las empresas son como puntos a lo largo de un círculo, formando una red entre proveedores y clientes llamada cadena de valor. Esta red puede organizarse como una línea recta entre los recursos naturales y los vertederos (economía lineal) o creando un ciclo de valor con cero residuos (economía circular).

Eliminar los residuos y la contaminación 

Un modelo circular identifica el impacto negativo de la actividad empresarial sobre la salud humana y la naturaleza. Esto supone reducir la liberación de gases de efecto invernadero y la contaminación del aire, la tierra y el agua. 

Mantener el uso de materiales y productos

La economía circular diseña estrategias destinadas a la durabilidad, la reutilización y el reciclaje de productos y componentes. Es un sistema que emplea eficazmente los recursos, reinventando sus aplicaciones y posibilidades.  

Regenerar los sistemas naturales

La economía circular evita los recursos perecederos y preserva o mejora los renovables. Esto puede materializarse, por ejemplo, devolviendo nutrientes al suelo para apoyar su regeneración, o utilizando alternativas renovables en lugar de depender de combustibles fósiles.

Modelos de negocio de economía circular

1. Suministros circulares

El modelo de negocio de suministros circulares es especialmente relevante para empresas que trabajan con materias primas perecederas, sustituyéndolas por insumos reciclables o biodegradables.

2. Recuperación de recursos

El modelo de recuperación aprovecha las innovaciones tecnológicas para reutilizar aquellos recursos que pueden emplearse en la producción, maximizando su valor económico y ecológico. Algunos ejemplos son el reciclaje de circuito cerrado, la simbiosis industrial o los diseños “cradle-to-cradle”, en los que los materiales desechables se vuelven a procesar para obtener nuevos recursos.

3. Prolongación de la vida útil del producto

El modelo de extensión de la vida útil ayuda a las empresas a ampliar el ciclo de sus productos y activos para garantizar que sigan siendo económicamente viables. Los materiales que en otros contextos serían desperdiciados, se mantienen e incluso mejoran mediante la reparación y la comercialización. Al prolongar esta vida útil las empresas dejan de engrosar los vertederos y descubren nuevas fuentes de ingresos.

4. Plataformas de intercambio

El modelo de plataforma compartida se centra en el uso comunitario de los medios disponibles. Las empresas que aprovechan esta filosofía pueden maximizar el uso de los productos que venden, mejorar la productividad y potenciar la creación de valor. En la actualidad abundan los ejemplos de economía colaborativa, especialmente en el sector de transportes (BlaBlaCar) y turismo (Airbnb).

En este punto podemos hablar del sector coworking, en el que no solamente se comparten espacios, sino también infraestructuras y capital humano. En estos hubs es más fácil generar una mentalidad común, en la que es posible impulsar una concienciación orientada a la sostenibilidad.

5. Producto como servicio

Con el modelo de negocio del producto como servicio, los clientes adquieren los productos a través de un acuerdo de alquiler o pago por uso, frente al enfoque convencional de compra. Este modelo es atractivo para las empresas que tienen altos costes operativos y capacidad para gestionar el mantenimiento de ese servicio, recuperando el valor residual al final de cada vida útil.

Beneficios medioambientales y para todo el sistema

Al eliminar los residuos y la contaminación, manteniendo productos y materiales en uso continuo, la economía circular en empresas se convierte en una vía efectiva para alcanzar los objetivos climáticos mundiales.

En definitiva, los modelos de negocio de la economía circular pueden:

  • Ofrecer nuevas oportunidades comerciales.
  • Contribuir al crecimiento y la sostenibilidad de las empresas.
  • Generar nuevos ingresos.
  • Transformar la relación de una empresa con sus clientes.
  • Proteger la economía contra la escasez de recursos y el aumento de los costes. 

En el Índice de Ecosistemas de Emprendimiento con Impacto, desarrollado por Impact Hub en el año 2020, se llegaron a las siguientes conclusiones: 

  • La activación de la ciudadanía es esencial en esta cuenta atrás que es la Década de Acción que tenemos por delante hasta el 2030. La cesta de la compra es el 10% del PIB de España, por lo que las decisiones individuales de consumo pueden tener un gran impacto económico”. 
  • El tejido productivo de las pymes debe transformarse hacia la sostenibilidad y la digitalización.
  • Necesitamos unas estructuras económicas autoregenerativas e innovadoras, que sean un motor de cambio. Por eso es necesario impulsar el emprendimiento y el intraemprendimiento empresarial.
  • Alcanzar un desarrollo territorial sostenible e inclusivo en todo el territorio, mediante el impulso de ecosistemas de impacto.

El informe incluye 135 indicadores que recogen la actividad de empresas, agentes y colaboración público privada, permitiendo evaluar cada uno de los ecosistemas.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.