Skip to content

Innovación y emprendimiento

22.Oct.2019

Another Way Film Festival: cine para inspirar el progreso sostenible

  • Impact Hub Madrid
  • 0
El cine es una herramienta muy poderosa para influir y cambiar la realidad. Por eso Marta García Larriu puso en marcha el festival de cine Another Way Film Festival, un maratón de documentales que busca impulsar a la ciudadanía hacia el progreso sostenible.

“En las ciudades no somos conscientes de las consecuencias medioambientales, porque ni lo vemos ni lo sentimos. Un documental nos pone enfrente de los efectos que están ocurriendo en el mundo entero”, afirma Marta.

Un total de 37 películas se exhiben entre el 24 y el 27 de octubre en diferentes espacios de Madrid. También habrá una programación infantil y dos nuevas secciones no competitivas: Producido en verde, una selección de películas actuales producidas con prácticas sostenibles; y Orígenes, cine clásico y de culto donde las inquietudes sobre medio ambiente y sostenibilidad ya eran incipientes.

El festival ya va por su quinta edición y su impulsora, con una larga trayectoria en el mundo audiovisual, quiere ayudar a impulsar la responsabilidad de cada uno en este momento histórico de cambio de ciclo sin vuelta atrás. 

¿Qué te empujó a crear este festival?

En 2013 estaba trabajando en Buenos Aires y asistí como público a un festival de cine. Lo que vi ahí me marcó: conocí el concepto de emprendimiento social. Después estuve filmando en las islas San Blas, en Panamá, y en medio de paisajes increíbles había basura, el coral estaba blanco, sin vida… Por primera vez vi de cerca los efectos de la degradación climática. Cuando regreso a España voy a veranear al norte y ahí veo que ocurre lo mismo: no hay cangrejos, no hay conchas… y empiezo a rascar. Y veo que no hay vida por problemas ambientales, el calor de la temperatura del mar… Empiezan a sonar las alarmas y empiezo a pensar qué puedo hacer, si puedo apoyar a algún festival de cine medioambiental, y me doy cuenta de que no existe. Ahí decido crearlo.

“Tenemos que cambiar esa idea de que nada puede cambiar porque todo puede cambiar. Y nos ha tocado hacerlo ahora”

¿Cuáles son las temáticas que despiertan mayor interés?

Este año destacan temas como la obsolescencia programada, el consumo de carne y la alimentación y la industria agroalimentaria en general. Y también hay un gran interés por los modos de vida alternativos. Se está plasmado cada vez más el modo de vida neorrural: personas de ciudad que están volviendo a vivir al campo. La vida digital está permitiendo un modo de vida diferente y con menor impacto. No es volver a la agricultura clásica sino a una búsqueda de comunidad inspirada por antiguos modo de vida pero revisitada. A mí eso me genera mucha curiosidad. Y creo que muchas personas de la franja 30-45 años están repensando sus modos de vida.

En la película “El precio del progreso” Víctor Luengo (miembro de Impact Hub) explora la red de intrigas, emociones, miedos, presiones políticas y argumentos de varias corporaciones alimentarias con base en Europa

El mensaje de sostenibilidad -que existe desde hace 30 o 40 años, aunque nos parezca nuevo- ha ido evolucionando. Hay personas que se inician en 2019 pero hay otras que llevan siguiendo la conversación muchos años. Es verdad que desde el festival deseamos despuntar y abrir camino en cuanto a cuestionamiento, planteamiento, propuesta de soluciones…

“A veces a una generación le toca hacer historia”. El tema de este año es un concepto muy potente, que invita a la acción. ¿Por qué lo habéis elegido?

Es lo que hemos sentido. En una conversación con un amigo, hablábamos de que nos ha tocado. Vamos a tener que cambiar el sistema en el que vivimos, algo que no es imposible. Porque pensamos que esto lleva siendo así toda la vida pero ahora sabemos que no, gracias a libros como Sapiens (Yuval Noah Harari, 2011) que nos da la perspectiva histórica de lo que creemos inamovible. El sistema industrial y la felicidad a través de la acumulación de bienes y de dinero es relativamente reciente cuando miramos nuestra historia. Tenemos que cambiar esa idea de que nada puede cambiar porque todo puede cambiar. Y nos ha tocado hacerlo ahora. Los datos demuestran que estamos asistiendo a demasiados “sucesos” climatológicos (tsunamis, tornados, huracanes, sequías…). Esta presión nos tiene que hacer cambiar. Si hablas con cualquier agricultor, te cuenta que están padeciendo los cambios en las cosechas, la presión del mercado por un consumo voraz y disociado de la naturaleza… Esto hay que cambiarlo y ha tocado hacerlo ahora.

Además, el IPCC (el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas) nos dice que para 2030 tenemos que haber cambiado. Desde muchos lugares hay presión por el cambio. Yo noto personalmente que hay un auge de extremos por esa presión. Y por un lado o por otro vamos a tener que accionar. Nosotras estamos comprometidas en accionar a la ciudadanía.

¿A qué generación hace referencia el mensaje?

Es muy amplia. “Una generación” no se refiere a una edad concreta, sino a una época que estamos compartiendo. Compartimos una era desde mediados del siglo XX a mediados del siglo XXI en la que vamos a tener que actuar. Es un guiño sin lugar a dudas a las generaciones más jóvenes, pero es algo que nos ha tocado a los que estamos vivos. Y desde nuestro lugar tenemos que empujar. La sostenibilidad es transversal: nos va a afectar a todos. El público que viene al festival es muy variado.

“Habría menos infoxicación si la ciudadanía ejerciera esa presión sobre los políticos para que los cambios fueran reales”

Además del cine, ¿qué otras herramientas ayudan a impulsar el cambio de mentalidad?

La cultura en general tiene una responsabilidad. Lo más bonito que tiene la humanidad es estar unidos a través de una ficción. Todas las artes pueden aunar conciencia, como la literatura, la poesía, que nos recuerda esa conexión perdida con la naturaleza y que este año incluimos en el festival. Si uno entiende lo que la naturaleza nos provee de vida (oxígeno, alimento, ropa), si uno recuerda que viene de ahí… eso te va ablandando las sensaciones. Somos parte del planeta. Cualquier arte ayuda a unir a la gente hacia ese movimiento.

¿Existe el exceso de información comprometida? ¿Puede tener un efecto contrario en la ciudadanía? ¿Puede ocurrir que, ante una saturación de temas, haya excesiva preocupación y que las personas pongan barreras?

Sí, ocurre. Hace poco leí un artículo del New York Times sobre la importancia de hacer chistes y humor sobre el cambio climático. Va a haber cansancio sobre este y otros temas, pero hay que superarlo. Si uno se cansa, descansa y vuelve… La realidad es que vamos a tener un enorme problema. Te canse o no, hay que enfrentarse a él, hay que hablarlo y es responsabilidad de todos. Habría menos infoxicación y menos presión sobre la ciudadanía si nosotros ejerciéramos esa presión sobre los políticos para que los cambios fueran reales. Hay una presión por parte de las ONG y los medios de comunicación para que la ciudadanía empuje hacia el cambio y para ejercer presión política. A mí (y a muchos que nos dedicamos a este tipo comunicación) me ayuda la Naturaleza. Un paseo por el Retiro o un baño en el mar me “desinfoxica”, me quita todo durante varios días y me recuerda por qué lo estoy haciendo. Esa es nuestra arma secreta.

Impact Hub: encuentro mensual para mentes inquietas 

Marta y su equipo se unieron este año a Impact Hub y han establecido su lugar de trabajo en el espacio Barceló, en el centro de Madrid  

¿Por qué estáis en Impact Hub?

Marta García Larriu y su equipo, en la zona de coworking de Impact Hub Barceló

Ha habido un interés mutuo a raíz del festival porque compartimos valores. Este año decidimos crear un encuentro mensual para mentes inquietas en Impact Hub Barceló, en el que ofrecemos una película documental sobre temáticas que nos interesan y preocupan a la vez para generar un debate muy horizontal.  Queremos contribuir a esa llamita de conciencia dentro del emprendimiento. Para mí es muy bonito poder mantener la conversación viva y ofrecer espacios de encuentro porque a veces es difícil de llevar el cambio de manera individual. Cuando uno se pelea en su casa con la separación de basura y con el reciclaje, o con decisiones de consumo… a veces uno piensa que es el único. Sentir que no da igual y que hay más gente haciendo lo mismo nos invita a mantenernos subidos al carro. Por eso ofrecemos en Impact Hub este encuentro para compartir inquietudes. A veces uno se come la cabeza solo o le come la infoxicación, y aquí tenemos un hogar donde quitamos presión, porque la información es poder y es importante sentirse acompañado en el cambio.

Es importante rodearse de personas afines…

Sí. Y celebrar los logros. Estamos ante una necesidad de cambio y es importante ver qué está ocurriendo. Tenemos un encuentro de emprendimiento social en el festival y cada vez hay más empresas que se suman. Está habiendo un cambio de hábitos, de valores, de costumbres… hay que unirnos entre nosotros para darnos cariño y ánimo porque no es fácil.

Suscríbete a nuestro blog

Recibe en tu email los contenidos que publiquemos en nuestro blog.

  • Impact Hub Madrid tratará tus datos únicamente para tramitar tu solicitud. Puedes conocer cómo ejercer tus derechos de acceso, rectificación y supresión en nuestra Política de Privacidad
Scroll To Top

Si continúas navegando en este sitio, aceptas nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar